Porque tener controlado los amortiguadores.

Fuente:www.autorecambiosstore.es

Los amortiguadores son un aparte de nuestro vehículo che también necesita de vez en cuando nuestra atención, no duran una eternidad especialmente si hicimos carreteras en condiciones precarias.

En los años las piezas que lo componen, con el uso, se van deteriorando perdiendo su eficiencia y comprometiendo la estabilidad del vehículo.

Si los amortiguadores no tienen la suficiente eficacia nuestro vehículo empelechará a tener comportamiento similar a la sensación que esté “bailando”, la perdida eficiencia implica la falta de absorber el movimiento, siguiendo en la ondulación y trasmitiéndonos eso tipo de sensación.

En el caso más drástico de un amortiguador dañado el asunto se pone también más peligroso, en cuanto, el vehículo va perdiendo su estabilidad sin mantener los neumáticos firmes a la carretera, esto nos va a causar la falta del control perdiendo la maniobrabilidad del vehículo especialmente en el enfrentar una curva.

A veces es difícil darse cuenta de la escasez de los amortiguadores, en cuanto la perdida de eficiencia es gradual y si usamos siempre lo mismo vehículo no es fácil de avisar.

Después de los dos años de uso es bueno hacer un control del funcionamiento, los gomeros en general tienen una maquinaria para hacer este tipo de prueba calculando el grado de eficiencia de los amortiguadores y aconsejando o menos el cambio.

Es aconsejable de toda manera cambiar los amortiguadores cuando empezamos a darnos cuenta que ya la estabilidad del vehículo no es la misma y si no estamos seguros, efectuamos un control de eficiencia y dejémonos aconsejar de nuestro gomero o mecánico de confianza.
Tenemos en consideración que el cambio debe siempre ser efectuado en pareja, el cambio de un solo amortiguador no se hace en cuanto la pareja del mismo si no está in perfectas condiciones al nuevo, compromete su trabajo, dañándolo más rápidamente, sin hablar que la diferencia entre los dos determina instabilidad del vehículo.

Ponemos un ojo de atención a los amortiguadores, especialmente después de los dos años de vida del vehículo, esto nos permitirá junto al control de los neumáticos, una mayor estabilidad y confiabilidad en el conducir.